No uses faldas tan cortas

¿Alguna vez te han dicho que no uses una falda corta o sabes de alguien a la que se lo han dicho o alguien que lo ha dicho? Sea cual sea tu respuesta, te invito a que sigas leyendo…

El siguiente ensayo propone explicar qué es la violencia de género y por qué es necesario clasificarla como tal. Me parece importante que la gente distinga por qué un acto entra en la categoría de violencia de género y no en otra categoría como violencia verbal, psicológica, física, económica, sexual, etc. Aun que quiero dejar claro que todas las categorías de violencia anteriores pueden darse dentro de la violencia de género.

Archivo adjunto:

no uses faldas tan cortas

252703058e038d91ea5ced7bb12548b0

 

Anuncios

¿Es un deporte para hombres?

¿El deporte es para todas y todos?, ¿Todas y todos puede practicar el mismo deporte?, ¿Cuando se llega a profesional se tienen los mismos derechos laborales?, ¿Existe la misma divulgación de los equipos masculinos y femeninos que practican el mismo deporte por parte de los medios de comunicación?, ¿Es la misma imagen/percepción que se tiene de los comentaristas varones que la de las mujeres?, ¿Existe la misma oportunidad de participar en campeonatos, competencias para todas y todos?, Cuando se triunfa, ¿Se da el mismo mérito y valor para todas y todos?

Mediante este ensayo se pretende dar respuesta a estas preguntas. Sexismo en el deporte

 

Las frases de la abuela

Las abuelas son aquellos seres semi-mágicos que, si somos lo suficientemente afortunados, siguen por ahí en nuestras vidas cuando uno ya está lo suficientemente grande para sentarte a platicar con ellas. Y eso fue exactamente lo que hice.

En México, las abuelas son sumamente importantes en la formación de les niñes. Son mujeres que se involucran, por distintas razones, en la dinámica familiar de sus hijes. En su mayoría, son mujeres que cocinan, tejen, separan los frijoles y te dan todo el amor que pueden disfrazado de alimento. Sin embargo, en mi caso no fue así. Yo recuerdo, desde que tengo memoria, escuchar hablar a mi abuela de política, arte y ciencia. Crecí con la imagen de una mujer fuerte, presente y sumamente capaz.

ensayo integrador

Taller de la VULVA (en mayúsculas porque está cool)

Algo que siempre me ha gustado del ITESO es la variedad de actividades que se pueden realizar en el campus. Normalmente suelo asistir a varios de estos eventos y siempre termino con sensaciones diferentes, dependiendo la temática.

En esta ocasión tuve la oportunidad de asistir a una charla impartida por una compañera de la carrera, ella lleva tiempo trabajando en temas de sexualidad femenina y como parte de su PAP ofreció una charla titulada “la vulva: sexualidad y placer”. Esta charla comenzó con una laminilla ilustrada por diferentes tipos de vulvas, voltee a ver a mi alrededor y las personas que se encontraban conmigo tuvieron reacciones muy diversas, entre risas, observación ligera a las imágenes, hasta lo que podría percibir como admiración.

Alicia (la tallerista) nos señaló que en realidad no existe una forma única de ser de una vulva, pero que se nos ha vendido la idea de la “genitalidad perfecta”, sin imperfecciones, pero que en realidad es más probable encontrar la perfección en las imperfecciones que en las mismas perfecciones.

Resultado de imagen para tipos de vulva

Pasamos a la siguiente laminilla donde se encontraba una imagen de una vulva y se podía observar como estaban enumeradas algunas partes de ella. Alicia nos preguntó que si sabíamos cómo se llamaban cada una de las partes enumeradas, fueron pocas las respuestas, algunas entre dientes y otras ni siquiera sonaban, pero siempre había alguien que decía el nombre acertado. Poco a poco Alicia fue describiendo cada una de las partes y la utilidad de las mismas. Nunca me había puesto a pensar sobre el nombre de cada una de las partes genitales de esa forma y coincido con Alicia que realmente hay partes con nombres muy bonitos.

Señaló que así como es sabido que los hombres “se vienen”, las mujeres también lo pueden hacer y dentro de la misma imágen fue señalando algunas cavidades por las que puede salir dicho líquido. Yo desconocía estas cavidades, y me da rabia que gran parte de esta información se nos haya ocultado, y que esta sea invisible, tiene implicaciones sociales y políticas muy graves y es uno de los muchos hechos que me hace entender cómo históricamente la mujer ha sido satanizada, invisibilizada y matada.

Por último pasamos a la parte “preferida” de Alicia: el clítoris. Para eso pasamos a la última laminilla donde se podía ver perfectamente un clítoris al descubierto, Alicia mencionó que quería que todxs gritáramos “clítoris” para incomodar a las personas que estuvieran pasando y así lo hicimos. Posteriormente explicó que esta parte del cuerpo es el centro del placer femenino y que también se erecta, incluso más de lo que puede hacerlo un pene, pero la diferencia radica en que el pene llega a ser más visible y por eso es que se tiene la idea de que las mujeres no tienen un órgano que sea capaz de lograrlo.

Imagen relacionada

No recuerdo exactamente, la primera vez que supe de la existencia del clítoris, pero definitivamente no tenía la información que ahora tengo, solo conocía la parte externa y realmente no le daba demasiada importancia, ahora entiendo que al ser un organo que su función únicamente es el placer, “debía” ser invisibilizado por el sistema patriarcal, ya que una mujer que sepa conocerse, autoexplorarse e incluso darse placer, probablemente no daría demasiada importancia a un hombre, y esto podría afectar la reproducción y producción de cuerpos, lo cual no conviene al sistema capitalista #menosproducción.

GRUPO DE MASCULINIDADES

El Lunes 27 de Noviembre del 2017, nos reunimos, aproximadamente 12 hombres en uno de los jardines del ITESO, con el fin de dialogar un poco acerca de masculinidades. El diálogo giró en torno a tres preguntas guía: ¿Las “bromas” machistas,  en el grupo de Facebook “Tren del Mame Tieso”, son violencia de género?. ¿Las manifestaciones del Frente Nacional por la Familia, están correlacionadas a los transfeminicidos ocurridos en esas fechas?. ¿Existe correlación entre las bromas machistas y los feminicidios semanales en Jalisco?.

Algunos compañeros estaban poco familiarizados con los términos: violencia de género, feminicidios, masculinidades, etc. Sin embargo la idea de reunirnos este día, era conversar un poco acerca de las violencias que se han dado dentro de la comunidad estudiantil del ITESO y de qué maneras estas formas pueden afectar o estar directamente relacionadas con los feminicidios y otras violencias en contra de las mujeres, gays, trans, entre otros grupos.

La reflexión primero apuntaba que hay “bromas” que podrían no ser catalogadas como violencia y que existen espacios y momentos para decirlas. Siempre a alguien le puede molestar y entonces deben cuidarse las palabras.  —Pareciera entonces, que ya no se puede decir nada, por miedo a que se ofendan algunxs compañerxs, apuntaba uno de los compañeros. Sin embargo,  pienso ¿por qué hay espacios donde yo como hombre, me atrevo a decir comentarios catalogados como machistas? ¿cómo son esos espacios? ¿quiénes están presentes? ¿quiénes están de acuerdo y qué provoca?

Resulta que es sumamente fácil ofender detrás de una pantalla, hacer bromas a través de las redes y en un grupo en el que se fomenta que haya comentarios de este tipo. A pesar de ser perfiles propios, parece que la vida digital y lo que se hace dentro de ella, tiene menos peso que lo que se hace de frente, con las personas. O así lo hemos construido, las redes sociales digitales, para muchxs, tienen menos relevancia que las “reales”, pero ¿en qué momento se volvió irreal o ficticio lo que sentimos, pensamos y expresamos públicamente en nuestras redes sociales? ¿en qué momento se separa lo que somos o creemos ser de estas formas de expresión?

Parece entonces, que grupos como “Tren del Mame Tieso”, y todas las personas que estamos dentro de ese grupo, somos “irreales”, y que no importa los tipos de comentarios que hagamos, a quién dañemos o con quién debatimos, porque a fin de cuentas es solo “mame” y es dentro de lo digital; donde lo que decimos pierde valor y peso, siempre y cuando sea ofensivo, porque si es algo que consideramos “importante”, entonces sí debe ser tomado en cuenta, y ser vista como una opinión real y válida dentro y fuera del mundo digital.

Después, el diálogo se inclinó hacia las manifestaciones del Frente Nacional por la Familia, en la cuales aumentaron la cantidad de transfeminicidios, se lanzó la  siguiente pregunta: ¿creen que exista una relación entre estas manifestaciones en contra del matrimonio igualitario, la adopción gay y la propuesta de género, con los transfeminicidios y las otras violencias que se dan en el país? Estuvimos de acuerdo, en que no eran la causa directa, pero que sí podrían estar relacionados los dos hechos, ya que este tipo de manifestaciones normalizan el odio y la violencia de género.

Ahora entonces ¿las bromas machistas, que si afectan a tercerxs y que son violentas, están relacionadas con los constantes feminicidios? En este momento, la respuesta ya no era tan sencilla,  parece ser que este tipo de bromas las tenemos más cerca, todos hemos hecho alguna de estas bromas o comentarios o al menos hemos permitido que otros compañeros las hagan y nos reímos, las aceptamos.

Hemos permitido que compañeros violenten, agredan y se burlen de otrxs. Nos hemos reido, hemos guardado silencio, hemos violentado y lo seguiremos haciendo mientras sigamos desorganizados y sin cuestionar nuestras prácticas; nuestra masculinidad. ¿Qué sigue entonces? ¿Qué hacer para dejar de violentar(nos)? ¿Qué hacer para dejar de permitir que siga habiendo feminicidios? ¿Qué estamos haciendo, hombres, para fomentar o erradicar la violencia? Se que la causa no es la broma, no es la manifestación, no es el comentario machista, no es la vida digital ni la real, es todo y es más complejo, pero mientras sigamos callados, en el mejor de los casos, todo seguirá igual, pero me temo que va a empeorar.

Compañeros los invito a organizarnos y cuestionar nuestra masculinidad, se espera que el próximo semestre, en horario de comida (3-4pm, dentro de ITESO) un día, cada dos semanas nos sentemos a comer y platicar acerca de nuestro actuar como hombres, qué hacer y cómo responsabilizarnos de lo que nos toca, que es un chingo.

 

Y si decido no ser una mujer pura, ¿me voy al infierno?

En este ensayo, decidí abordar el tema de la religión, pues para mí el feminismo ha sido todo un proceso de deconstruir creencias e ideales con los que crecí y en algún punto de mi vida, estaba segura eran los adecuados. Poco a poco la teoría feminista le da más sentido a mi vida, a mis interacciones, a la manera en que quiero vivirla. Espero que este texto le brinde claridad a cualquier mujer que se sienta identificada con este proceso de deconstruir creencias tan arraigadas e interiorizadas, difíciles de cuestionar por la controversia e incomodidad que pueden generar.

No encontré mejor manera para concluir el curso que escribiendo una carta para mi hermana menor, que exprese de la manera más honesta y sencilla lo que este poderoso movimiento puede traer a nuestras vidas.

Y si decido no ser una mujer pura, ¿me voy al infierno?

Construcción identitaria y comunitaria desde la religión y los estudios de género

Resultado de imagen para gif rezandoLa religión es un tema que he vivido en diferentes formas a lo largo de mi vida, estando en posturas extremas. Fui una fiel creyente y practicante de pequeña, recuerdo que por la tarde acompañaba a mi abuela, una mujer de más de 80 años, y rezábamos juntas el rosario. Me sabía de memoria la letanía y conocía las historias de los santos de los que mi abuela y mamá eran creyentes, iba a misa con ellas y me sentía feliz de creer en la virgen y Jesús, estoy hablando de hace 10 años, cuando tenía 12.

La adolescencia la viví llena de dudas sobre la religión, que vivía de manera violenta e incongruente. En la prepa a pesar de estar en una escuela católica, tuvé un profe de Ciencias Sociales que trataba de explicarnos con bromas que Adán y Eva entre, otros pasajes de la biblia eran mitos, empecé a cuestionar las incongruencias del paradigma católico que vivía de cerca.

En primer semestre, ese profe recomendó el segundo sexo de Simone de Beauvoir, lo anoté en un pos tic y cuando estaba en sexto, lo compré. Recuerdo perfecto que lo leía a escondidas porque me sorprendía la forma en la que hablaba de la sexualidad y de la construcción de ser mujer. Ahí empezó mi interés por los estudios de género y la relación con los discursos sociales, aunque claramente, no tenía idea que así se llamaban.

Este semestre metí una materia de filosofía que disfruté un montón, sociología de la religión, me otorgó una visión de la religión como un hecho social que puede ser comunitaria y la reivindico de diferente manera en mi imaginario.

En esta materia era necesario hacer un trabajo etnográfico, fuimos a la fiesta de San 20171022_113045José en Ciudad Guzmán, Jalisco. La intención era que analizáramos cómo las fiestas patronales contribuyen a generar lazos comunitarios, así como triangular lo que veíamos con la teoría revisada sobre los ritos, creencias, símbolos y otros elementos religiosos.

Durante la fiesta, no pude sacarme de la cabeza cómo se repetían discursos de poder, heteronormativos y machistas. Me fue difícil estar en el escenario sin esta postura racionalista y feminista, salí con muchas dudas e incomodidades, por eso decidí hacer el ensayo de género sobre el discurso religioso en esta región. Además, conocí y entrevisté a una señora llamada Carmen que hace trabajo comunitario y es una activista feminista en la zona. Platicar con ella me cuestionó la compleja relación entre los vínculos comunitarios de una sociedad que se rige en las fiestas católicas y el feminismo comunitario.

El documento adjunto es el resultado de las dudas y respuestas que tuve respecto a la religión y el feminismo en este semestre. Construcción identitaria y comunitaria desde la religión y el género

 

Nacidas para servir: Una realidad de género bifurcada

En Japón, las gafas desde las que se percibe al género, y los roles y actos que de este se desprenden, apuntan hacia dos realidades distintas. Una puede ser el producto de otra o pueden ser causas completamente aisladas y distantes. Sin embargo, lo que une a estas dos interpretaciones de las identidades de género es sin duda el papel de la mujer en todo esto. Los actos y desarrollo actual de esta última sin lugar a dudas han sido un factor clave para que, en toda una nación, se haya implementado una segunda visión o concepción de los actos performativos femeninos. La naturaleza de estas dos manifestaciones sociales es lo que se explicará en este trabajo de análisis sobre algunos factores de la sociedad y la cultura japonesa. De qué manera el género y las acciones tomadas por las mujeres afectan a toda esta nación son interrogantes a las que se buscará darle respuesta.

Nacidas para servir