Anarcha Gland: Resistencia lingüística

Así como los actos performativos de Judith Butler o los habitus de Pierre Bourdieu, existe un vasto bagaje teórico que tiene como objetivo exponer cómo es que las personas introyectamos aspectos culturales por medio de los cuales nos identificamos y definimos. Se vuelven nuestros. No nos desprendemos de ellos ya que han conformado una misma carne con nosotros.

            En este sentido, el lenguaje juega un papel principal. Es por éste que tenemos la capacidad de formular y conceptualizar la realidad. Por ello, aquellxs que controlen el lenguaje poseen un arma de dominación social más que significativa. Y, en una historia que se ha escrito mayormente por y para los hombres, tomándose a ellos mismos como el referente universal del humano y prescindiendo de la existencia de la mujer, el lenguaje y su estructura aparecen como una manifestación evidente de este tipo de dominio. El nosotros abarca al nosotras, pero de ninguna manera en el caso opuesto, lo cual no es sino un argumento carente de lógica y susceptible de ser revisado y re-evaluado.

anarcha1

El uso aparentemente universal del masculino en los plurales de pronombres personales y demostrativos y/o sustantivos forman parte del dominio de la estructura lingüística. Es evidente. Pero, por otro lado, también encontramos posibilidades de dominación lingüística por apropiación nominal: tal cual fue el objetivo de la charla de “Anarcha Gland” del pasado jueves 13 de abril.

            La expositora realizó una investigación, un tanto obstinada pero efectiva, sobre la procedencia de los nombres de la “Glándulas de Skene” y la “Glándulas de Bartholin”. Estas glándulas se encuentran dentro de la vulva y alrededor de la vagina, las primeras regularmente en la parte superior y las segunda en la parte inferior. Las glándulas de Bartholin tienen la función de secretar pequeñas cantidades de líquido que ayuda a la lubricación de los labios vaginales. Las glándulas de Skene son aquellas por donde se secreta lo que se conoce como eyaculación femenina.

            anarcha2Específicamente, la expositora quería saber y dimensionar quiénes eran aquellos que, al menos nominalmente, estaban “dentro” de su vulva. Su investigación la llevó por los oscuros orígenes de la ginecología, hasta la vida y los experimentos de Marion Sims. Siendo éste el maestro de Alexander Skene.

              Al Sr. Sims se le conoce como un pionero en el campo de la cirugía, e incluso hoy se le llama “el padre de la ginecología moderna” (Spettel y White, 2011). En 1840, en Alabama, Estados Unidos, Sims realizó por lo menos 30 operaciones a mujeres afroamericanas esclavas de la “Plantación de Algodón Wescott” (2005). Se le reconoce por haber sido capaz de desarrollar la primera operación consistente y exitosa de la fístula besico-vaginal, la cual es una necrotización de tejidos blandos internos que resulta en desgarros generando canales que filtran la orina y/o caca por la vagina.

            Sims experimentó por lo menos 5 años con 11 o 12 esclavas. Se conoce el nombre de al menos 3 de ellas por las memorias que él mismo escribió: Anarcha, Lucy y Betsey. Las condiciones en las que realizó los experimentos fueron deplorables para sus pacientes-víctimas. Se puede encontrar más información sobre ello en diversas fuentes, las cuales pego al final de la entrada, pero cabe mencionar que en ninguna de sus operaciones utilizó anestesia debido a que creía que el dolor era algo inmedible, que eran cirugías “menores”, y el estoicismo de los negros.

            De las tres víctimas mencionadas, a Anarcha se le reconoce por ser aquella que más resistió las impensables operaciones de Sims. Por lo menos 30 de éstas, sin anestesia alguna.

           anarcha3

De esta manera, la investigación llevó a dimensionar debidamente el contexto mediante el cual se nombraron estas glándulas particularmente significativas de la mujer. La re-apropiación nominal sirve para anteponer la posición y el papel de la mujer en la sociedad sobre los logros individuales, y presuntuosamente universales, del hombre. Y, de hecho, en este caso, va más allá al tener una carga simbólica importante debido a que es referente a la sexualidad de la mujer, la cual ha representado un misterio para el hombre y, por ello, sistemáticamente oprimida a lo largo de los siglos.

Escrito por: Alan E. Martínez Moreno

Referencias:

Otras chicas del montón, (2005). Anarcha GLAM, Lucy & Betsey: Conjuros por montón. [En línea]. Recuperado el 22 de abril de 2017, desde: http://hysteria.mx/wp-content/uploads/2015/11/1_teKno_chamana.pdf

Spettel, S. y White, M. (2011). The portrayal of J. Marion Sims’ Controversial Surgical Legacy. New York, United States; The Journal of Urology.

Sobre el Dr. Sims:

http://www.vix.com/es/btg/curiosidades/4755/experimentos-crueles-marion-sims-y-sus-cirugias-con-esclavas

https://franciscojaviertostado.com/2015/03/16/el-dr-sims-heroe-o-villano/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2563360/

 

 

Anuncios

2 thoughts on “Anarcha Gland: Resistencia lingüística

  1. Es alarmante las cifras de suicidio y de depresión que presentan los hombres. Que la masculinidad normalice la agresividad como forma de ser hombre nos lleva a que de cierta manera se justifique como “instinto” la violencia. Se le aplaude, se replica pero no se reconoce como tal como “violencia”.

    Me gusta

Conversa con nostrxs...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s