SEXUALIDAD DELICIOSA

El pasado miércoles 13 de septiembre, en la Universidad ITESO, se llevó a cabo un taller de sexualidad llamado “VULVAS: diversidad y placer”, que fue impartido por Alicia E. Gómez (Alicia Delicia).

21192053_514469465564608_2303318763821310742_n

Todo comenzó con una introducción de la ponente, que para sus 27 años de edad tiene un trayecto muy impresionante, inició contando cómo fue su inmersión en la sexualidad, que a los 11 años encontró un libro de anatomía que sus padres habían escondido y como les platicaba a sus amigas en la escuela lo nuevo que había aprendido: la masturbación.

Comentó que ha dado y seguirá dando talleres sobre la masturbación femenina, además de que nos dio un paso por la historia de las vulvas, de cómo fueron descubiertas sus partes y por quién; que fue un ginecólogo del sur de Estados Unidos, que utilizaba esclavas negras para sus experimentos, y es una historia muy violenta.

Nos enseñó las partes de la vulva, y de cómo estas fueron “descubiertas” (aunque ya existían) por hombres y fueron nombradas con los nombres de éstos, y después se concentró en contarnos la historia detrás del clítoris, y como varios teóricos, como papá Freud (un teórico muy repasado en la licenciatura) llamaba inmaduras a las mujeres que tenían orgasmo por el clítoris, y las mujeres maduras eran aquellas que tenían orgasmo vaginal, que es casi imposible, se requiere de mucho trabajo. También mencionó a más teóricos que llamaban inservible a este órgano dedicado al placer. Lo más interesante de este pequeño órgano, es que tiene aproximadamente 17 partes en su anatomía, y que por dentro tiene la forma de un pene. Anatomía del Clítoris

 

Siguiendo con la línea del clítoris y la masturbación, me puse a pensar en como la masturbación, o cualquier acto sexual, está mal visto para las mujeres, como si las mujeres no pudieran vivir su sexualidad y sirvieron sólo como incipientes maternales, además de como el tema del clítoris nunca es mencionado en las clases de biología de las escuelas, casi negando su existencia.

Un punto que mencionaba Alicia, es que hay que quererse y aceptarse a sí mismas y a sus “cuerpas”, cosa que me parece súper importante y es de lo que hablaré a continuación.

rupaul RuPaul

Sí no te encuentras deseable para tí misma, es díficil emanar ese sentimiento de seguridad a los demás, y es algo que me parece muy complicado, ya que se han creado estos cuerpos perfectos que son los modelos a seguir, hasta las vulvas, que son diferentes en cada mujer, tiene un estándar, una vulva pequeña, blanqueada y sin vello.

Y es algo que Alicia decía, que no hay sólo un tipo de vulva, y que es normal no tenerla perfecta. Yo temo por las generaciones más jóvenes de mujeres, porque hay mucha representación de la mujer ideal con un sólo tipo de cuerpo, hay muchas mujeres como Iskra Lawrence, Tess Holliday y Ashley Graham que están comprometidas con el movimiento de “body positive”, personalmente, hubiera deseado que estas mujeres se hubieran popularizado desde antes, de cuando yo tenía 16 años, pero sé que estas mujeres están generando un cambio en la sociedad en donde radican actualmente.

Por último, Alicia nos explicó sobre la eyaculación femenina o “squirting”, cosa que yo no tenía idea que podía suceder, pasa cuando se estimula la próstata femenina, que se encuentra cerca de la vejiga, aquí un video con la explicación.

Realmente me gustó mucho este taller, estoy dispuesta a asistir a todas las pláticas que Alicia ofrezca, ya que habla con mucha pasión y carisma, cosa que hace la dinámica muy interesante. Ví como varios alumnos hombres se involucraron y se interesaron por la charla por la pasión de Alicia, es algo que recomendaría muchísimo para cualquier mujer.

Como información extra, aquí hay un enlace a una página web de un documental animado sobre el clítoris, que una compañera ya presentó en su entrada.

Valeria Lozano Hernández

 

 

 

 

Anuncios

Género para el Colectivo Lésbico Tapatío

El viernes 28 de abril asistí al espacio de diálogo “transformando el género” que se llevó a cabo en la cafetería de la biblioteca en ITESO. Hubo tres ponentes: Macrina Pérez representó al colectivo COLETA (Colectivo Lésbico Tapatío), Juan Francisco quien pertenece al colectivo “Dejar de chingar” y Dana activista transgénero. En esta ocasión hablaré de lo expuesto por Macrina ya que me pareció muy interesante el punto de vista lésbico del género y la manera en que ellas buscan vivir sin género.

Se les preguntó a lxs ponentes acerca de cómo veían el género desde sus colectivos y desde la lucha por la justicia según sus intereses. ¿Qué aspectos del género buscan transformar? preguntaba una joven del público. Macrina tomó la palabra y comenzó citando a Sor Juana de la Cruz -Mi pecado es haber nacido mujer en un mundo de varones- para luego exponer que el feminismo ha sido fundamental para cuestionarse los roles de género y si de verdad es natural que estos sean impuestos a los cuerpos.

Resultado de imagen para lesbianas

Macrina continuó diciendo que al ganar esta conciencia de género nos cuestionamos las formas de vivirnos como cuerpos y de tratar a otrxs. Además habló de cómo las lesbianas podrían ser consideradas degeneradas (de hecho para Macrina sería preferible) ya que dejan este rol de género “mujer” pues ya no dependen de un hombre en su estilo de vida y en sus prácticas sexuales el pene no está presente. Entonces pues, las mujeres lesbianas rompen con el género convencional “mujer” y comienzan a vivir otra serie de problemáticas, violencia y discriminación por no seguir la moral patriarcal.

Resultado de imagen para colectivo lesbico tapatío género

Es por esto que Macrina ve la necesidad de ser parte de un colectivo que vea por los intereses de la comunidad lésbica sin que sea acallada por la comunidad gay o que sea arrastrada por las prácticas heterosexuales, detecta otras necesidades en su comunidad lésbica. “No se vale no saber, no es justo que no se nos diga que podemos vivirnos de otras formas, que también podemos cuidarnos y protegernos de enfermedades en la relación con otras mujeres” dijo mientras explicaba que su colectivo hace talleres con valiosa educación sexual que por lo general es negada en las escuelas.

La imagen puede contener: una o varias personas, multitud y texto

“El género en sí ya es una violencia, desde que te es impuesto” agrega Macrina al exponer que los géneros se distinguen mayormente con artificios como lo son las prendas y los aretes, que si no fuera por esto no habría necesidad de ser tratadxs diferente, de ser discriminadxs o jerarquizar y privilegiar a unxs sobre otrxs, con esto se entiende que el género no es inherente a las personas sino que es asignado por la cultura una cultura que permite y promueve la utilización de cuerpos femeninos como objetos y la desigualdad económica entre géneros, por esto y otras razones el género no debería existir.

Resultado de imagen para colectivo lesbico tapatío

“Habrá que dejar de juzgar a las personas como se nos ha juzgado a nosotras cotidianamente… ser lesbiana es una posición política y siendo así puede crear sociedad y cultura” comentó Macrina para concluir su respuesta recalcando que tenemos la responsabilidad de cambiar nuestras prácticas para evitar reproducir las impuestas por el sistema.

Me parece interesante escuchar este tipo de charlas y puntos de vista ya que me saca de la línea común de pensamiento y salen a la luz incongruencias que vivimos en el día a día, se supone que somos libres y se nos asignan roles sobre cómo actuar y vestirnos, se supone que hay igualdad cuando los salarios y las tareas domésticas no son repartidas igualitariamente, creo que estos colectivos tienen la energía para cambiar su entorno, la sociedad pues hablan desde sus experiencias, un componente afectivo que puede unir a las personas, especialmente a mujeres, que se han sentido vulneradas por este mundo de varones.

 

 

 

 

Masculinidades: ¿Hombres feministas?

Siguiendo el tema de masculinidades, el miércoles 11 se dio otro conversatorio en la café de la biblio del ITESO. En el pódium estaba Héctor Robledo y Paúl González con Mariana Espeleta de moderadora.

El chiste aquí era problematizar y para empezar se toco la siguiente idea: Las mujeres crean el feminismo, el feminismo se aborda a través de los estudios de género, los estudios de género abordan las masculinidades, el estudio de las masculinidades actualmente es insuficiente. Esto principalmente porque se maneja un modelo de masculinidad hegemónico, estático e irreal. Así que si no es a través del análisis de estas masculinidades, ¿cómo pueden identificarse los hombres como sujetos del feminismo? Claro que como lo dijo Héctor se puede empezar por reconocer la situación de ventaja en la que se vive por tener pene y lo primero es “dejar de chingar” a las mujeres, pero consideramos que esto debería de trascender a asumir la lucha como propia.

Se recalca como prevalece el concepto de que el espacio público es del hombre. Hasta la tumblr_ntjh5gk3gl1rfp0s4o1_400fecha es una mayoría abrumante los hombres que están es puestos de poder, tanto gubernamental-mente como económicamente. Y no sólo ahí, porque el abarcamiento de las calles sigue siendo para aquellos machos quien juzga mantiene a la mujer dentro del concepto que debería de dedicarse a la casa y los hijos porque aquellas que reúnan fuera, claro, son por chismosas, nada bueno podrá salir de ahí.

 

Por otro lado, se habla de cómo estos privilegios hay que saber identificarlos. Paúl hace referencia a Monique Wittig  cómo el hombre tiende a gozar al menos de dos esclavas como son su madre, su novia, su esposa, su hermana. Esto consideramos una fuerte declaración por el grado de veracidad. ¿A cuántos no conocemos que su mamá no les da de comer en la boca sólo porque no va al trabajo o la escuela con él? Y aún así, con toda esta atención, Paúl declara que el 97% de la población carcelaria son hombres. ¿Será que esta excesiva atención va de la mano de la permisidad? Porque la crisis de seguridad que se respira cada hora de cada día es ocasionada por esta mayoría de hombres que viven en el más rápido, más peligroso, más rico, más atrevido. Una cultura que resulta en lo que se conoce como la Triada de la Masculinidad que resalta cómo los hombres nocivos: contra sí mismos, contra mujeres y contra pares. Quienes más se suicidan y entran en riñas (y matan mujeres) son hombres. A todo esto, no podemos perder de vista la intersección entre raza, clase y género. Es en un lapso entre los 14 y los 24 años que los varones, matan más y mueren más.

Sí, todo esto debe de cambiar, pero para conocer treeel problema hay que invertirle recursos y Paul toca un tema algo controversial: ¿Deberían los hombres colgarse del presupuesto (ya limitado) del feminismo? Al final de cuentas, son estudios sobre género y la diversidad sexual y estan entrelazados, right? Pues en general es un tema que no se le destinan los suficientes recursos y por ende se mantiene una masculinidad hegemónica que crea más dudas que las que responde.

Comienza a pasarse la palabra y Mariana hace una dura mención ya que “son muchos años entrándole las mujeres y muy poco tiempo involucrándose hombres.” Y bajo el paraguas del feminismo cómo se va buscar la equidad si la mitad de la población no está incluida. Y es que los espacio para hablarlo son pocos. Pero Espeleta también lanza otro cuestionamiento. ¡Queremos enserio seguir hablando sobre masculinidades o deberíamos de enfocarnos en deshacer el género, quedarnos en lo queer?

Se responde que no es que no se hable de género, sino que es un tema muy atropellado donde no hay discusión crítica. Suelen ser hombres quejándose de las mujeres sobre sus incapacidades (aunque consideramos giphy2que esta es una vía de dos caminos del femenino como del masculino). Sobre esto nos inclinamos a que sería mejor crear nuevas identidades que a las que están propuestas, aquellas que se alejen de prácticas capitalistas. Más que estudiar el género estudiar se busca estudiar las mismas prácticas patriarcales. Michelle Franco comparte que es lo que vemos que se está repitiendo y replicando de distintas maneras.  Practicas patriarcales, desde el no involucrarse, no escuchar, desde su burbuja de privilegio, desde la relación autoridad-sumisión.

Otra compañera señala que también tiene que ver con culturas que no sólo están, sino que se expanden, para ejemplificar esto señala que antes la música de banda era de zonas populares, pero ahora se escucha por todos lados. Ante esta declaración llegan varias críticas de cómo esto trasciende un género musical. Más bien hablamos de una violencia normalizada porque en México todo se puede. En especial si tienes dinero y nexos al narco o al gobierno o al narcogobierno como es el ejemplo de “los Porkys” de Veracruz y su rampante impunidad donde pueden violar a jóvenes y a pesar de toda la evidencia todavía se dignan a demandar a quien hable mal de ellos. En términos analíticos, la clase tiene mucho peso, por eso devolverle el acento también a la intersección clase, raza y género.

Entendemos que es un tema que da para muchísima discusión, pero el tiempo en ese b20c9794dcee74a6de31cdb9ccb59963momento no alcanza. Al final varios compañeros comparten su interés en el tema, y cómo en psicología si es algo que se dialoga constantemente pero como ingenieros ni lo mastican. Cabe resaltar que de los 18 totales, sin contar Héctor y a Paúl, éramos 12 mujeres y 6 hombres, algo que rara vez sucede u que todos fueramos queer y entonces no importara .  En una de las reflexiones de cierre, se hace una petición de por favor crecer estos espacios que hablan sobre temas feministas pero en torno al hombre porque ella cree que así podría hacerle llegar mejor el tema a su hermano.

Nos quedamos unos 30 minutos más porque Alicia le pregunta a los ingenieros que si creen que tuvo impacto el hecho de que los presentadores fueran del género masculino. Ambos repiten que sí pero no para ellos, haciendo referencia a un chavo que compartió que estaba en la cafetería haciendo otras cosas pero le interesó el tema y se quedó. Analizamos como es que quizás si es conveniente que hombres hablen de este tema mientras estén en la posición de poder y aún así renuncien al mismo porque esto puede generar mayor empatía y escucha por parte del público que es machista sin darse cuenta. Si pasan de ese punto, si ya se inclinan hacia posturas feministas y entonces sería irrelevante el género del locutor.

Este diálogo nos deja más preguntas que respuestas: ¿Cómo incluimos al hombre que se une a la lucha? ¿Cómo no caer de nuevo en el rol de cuidador al enseñarle al otro lo que la postura feminista es? ¿Quién debería de estar al frente de esto?¿los mismo hombre? ¿Se repetirá la historia si hombres asumen roles de poder dentro del movimiento social que revindica la mujer?

Entrada por Alicia G. y Mónica V.

 

Aplausos feministas y el poliamor

ezgif.com-add-text (1)

Creo que no nos veíamos, ni nos volveremos a ver,
con los mismos ojos. El miércoles 27 al reunirnos en el aula se respiraba un ambiente distinto después de los eventos de los últimos siete días. En menos de una semana se había logrado tanto que sólo quedaba celebrar. Ganamos una batalla, no la guerra, pero es innegable el avance. Gracias a los esfuerzos de cada una, se hizo sonar el hartazgo ante las violencias machistas que vivimos desde la calle hasta la universidad a nivel nacional.

Así que tomamos la primera parte de la clase para bañarnos en aplausos. Teniamos casa llena, eramos tantxs que muchos se tuvieron que sentar en el suelo. Estaban miembros de colectivos, activistas e invitadxs. Nos reconocimos los logros y contribuciones que hicimos. A más de una se le salió una lágrima, y creo que lo que menos sentían era tristeza; a mi simplemente me dolían los cachetes de tanto sonreír y afónica entre cantos y porras de “¡Lililililililililililililith!”

Volvimos a cantar la murga:

                       Murga 2.gif

Eventualmente entramos de lleno al tema del día: El amor romántico y el poliamor. Primero fue mucho clarificar, porque estos son conceptos tan comunes y arraigados que es difícil diferenciar lo que es una expectativa y lo que es deseado. A pesar de que estos eran temas que se ven en sesiones separadas, considero que iban muy de la mano.

Afortunadamente para esto tuvimos invitadas especiales, una de ella era Delia que iba libro en mano y preparadísima para la discusión. Se comentó en clase como primero todo nuestro contexto nos enseña a internalizar esta idea de que el amor romántico es: heterosexualidad, monogamia, caballerismo, roles de género, etc. Se entiende como sociohistórcamente esta imposición tiene resultados positivos para el consumismo, el capitalismo y el patriarcado entre tantos otros, pero el último beneficiado es el individuo dado que, en vez de permitirle construir su concepto de amor y las formas de expresarlos, se le impone lo que debe de hacer y lo que debe de esperar.

Considero que como contracorriente surgió el poliamor, que lo primero que hace es cuestionar lo que se asume como “normal” y la llamada monogamia serial. Ese tema lo abordamos desde el escrito de Ética Promiscua de las feministas Eston y Hardy. Pareciera un concepto tan ajeno y extraño que justo eso era la razón de todxs los invitados, personas que viven con relaciones poliamorosas o la posibilidad de.

A través de mis preguntas y la de lxs demás compañeros me di cuenta de prácticas
patriarcales que tenemos tumblr_o57yc3zabg1u7in4ao1_500en la forma en la que conocemos otras realidades. La propuesta del poliamor, simplificándola, tiene dos premisas básicas: 1) es posible mantener relaciones afectivas con más de una persona 2) cada relación se construye de forma única.

¿Qué es única? ¿Cogen con todos? ¿Cuántas parejas tienes? ¿A todas las tratas igual? ¿Es como andar entre muchos y se comparten? ¿Es como ser infiel? Así es como un centenar de preguntas me inundaron internamente, aunque unas más mensas que otras (afortunadamente no las externé todas).

Se explicó, con mucha salivita y paciencia, que el buscar limitar algo como la expresión del amor y la forma de relacionarnos es una práctica patriarcal. El poliamor busca que cafa quien defina lo que quiere y lo que no quiere sobre un plano donde todo es posible siempre y cuando sea consensuado. La verdad es que eso se escuchaba padrísimo pero ¿cómo bajas eso a una sociedad como la nuestra? Pues para eso estaban lxs invitadxs. Lxs 5 presentes practicaban el poliamor y nos compartieron cómo fue que llegaron a él.

La clase estaba tan buena que se acabo casi a las 4:00pm. Muchos se fueron antes pero en resumen todxs los invitadxs hablaban sobre la posibilidad de redefinir sus relaciones según lo que ellos deseaban. También todos cltumblr_nkx73n7cfh1tk7xj5o1_500arificaron que cada quien hace lo que quiere y no lo que no y que el cambio es paulatino, desmintiendo que el poliamor era andar manteniendo relaciones sexuales con todxs los que se podía (aunque esta es una posibilidad, de nuevo porque el poliamor así lo permite mientras sea el acuerdo al que se llegó con los involucrados).

Creo que el mensaje final es bastante lógico: haz lo que quieras, incluyendo en tus relaciones amorosas siempre y cuando eso sean lo que quieras, o quieran los dos, o los tres, o los cuatro o los infintos.

 

 

-AliGg

 

 

 

La alegre rebeldía

Para asistir  a la marcha de #24A #VivasNosQueremos decidí vestirme de una forma en la que normalmente jamás saldría a la calle. Usé una blusa con escote y unos pantalones pegaditos a sabiendas de que hoy me iba a sentir segura. No conté con el pequeño camino que iba a realizar caminando de mi coche al punto exacto de congregación, en él que unos machos en una camioneta que iba pasando me chiflaron, ni tiempo tuve de responder, sólo quedó el rastro de molestia e impotencia; apreté el paso y ahora me dirigía a la marcha enojada, justo por estos actos tan tremendamente cotidianos y socialmente aceptados sale una a marchar.

13095882_10153655037643763_4517167947620365316_n.jpg13051547_10153655037903763_2642465911318265571_n.jpg

Llegué a la glorieta de Niños Héroes justo a tiempo porque a los cinco minutos comenzamos a caminar. En el camino me topé con personas repartiendo camisetas que decían “Buscando a Ximena y Paulina”, mantas que rezaban “Justicia para Imelda Virgen”. y decenas de cartulinas con nombres de desaparecidxs y lo único que podía pensar era en lxs miles que faltaban, algunos nombres estaban ahí, pero cuántxs no salen a la calle y de igual forma son desaparecidxs, violentadxs y matadxs.

La marcha tenía muchos tonos violeta, la cabecera era lúgubre, incluso había un sarcófago y la tristeza se podía palpar, pero conforme se acercaba el final se podían ver los tintes de la alegre rebeldía. La batucada feminista hacía retumbar los oídos de todos y los gritos de algunas compañeras estaban repletos de entusiasmo y energía, y como dicen por ahí “En tiempos de crisis mantener la sonrisa es un acto revolucionario”.

13012636_10153655044248763_3915674236692346724_n.jpg

Caminamos hasta Casa Jalisco en donde sonó el coro de una canción de producción colectiva, que tenía versos y coros que llegaban directo a la frustración y a la opresión que hemos vivido; unos de mis favoritos decía:

“Vamos a quemar,

Vamos a incendiar,

Todo el patriarcado,

Del campo a la ciudad”.

La alegría que ellas contagiaban se convertía en una empatía que generaba comunidad. La letra de la canción se repartió con otras personas y en frente de la casa del Gobernador resonaba el “Venimos todxs a incomodar”.

Creo que esa variedad de sentimientos que brindaba la marcha según la parte en la que te encontraras es lo que la hace rica y diversa. Es necesario representar a lxs desaparecidxs y a lxs muertxs y que se sienta el peso de su ausencia, pero también es vital esa energía alegre que impulsa a gritar, brincar y a aplaudir, quejándose de las formas de violencia que experimentamos; la nulificación, el acoso, las violaciones, las desapariciones, los feminicidos, vuelven inminente salir a tomar las calles para hacerlas nuestras, dejar de pedir y comenzar a exigir que se tome en serio nuestra lucha.

12524152_10153655043993763_7873631512492360424_n.jpg

#Nosoylibreparatransformar ¿?

No me puse falda porque sabía que iba a irme en el sexo-ochenta a la universidad. No metí una clase a las 8pm porque salir a tomar el camión a las 10pm ya no es seguro. No usé escote para que el maestro me viera a la cara.

Estas son mis respuestas ante una violencia de género que se extiende a un ámbito principal de mi vida: el ITESO. Lo lamentable es que son acciones privativas, me enclaustro, me tapo, me limito, me someto, y claro, me entristezco. ¿Por qué entre más crezco, menos segura me siento? Porque cada día vivo más el ser mujer.alternative-amazing-animation-art-favim-com-3798085

Me frustra reconocer que al limitarme pierdo una pequeña batalla contra esta guerra que busca reprimir al género femenino. Que refuerzo esta “política del cuerpo” de la cual hablaba Federici y restrinjo mi físico a lo privado. Pero afortunadamente he encontrado un grupo de hermosas personas que hemos decidido que esta lucha no tiene por qué ser peleada en sola.

Afortunadamente somos muchxs que estamos hasta la madre de vivir en un sistema opresor. Y estamos actuando. Un ejemplo son los actos subversivos feministas llevados a cabo este miércoles 20 en el ITESO dentro del marco de la lucha contra las violencias machistas. Nos organizamos para dos actividades que buscaban alterar el orden prestablecido de una universidad incongruente.

El primer evento fue a la 12:50pm y consistió en hacer siluetas de nuestra persona y escribir la violencia machista que hemos vividos. Fueron montones quienes se unieron a esta actividad mientras que los compañeros de percusiones tocaban a todo furor. En menos de 5 minutos personal del ITESO se presentaron para pedirnos que cesáramos: de qué? Por qué? Estábamos entre clases en un espacio abierto. de9e7eb6-a463-498b-aad9-70ea69a28b65.jpgAl final sí lograron que se retiraran los de percusiones y yo di la información sobre la marcha de este domingo. Se me acercaron creyendo que era maestra preguntándome de qué asignatura era esto y por qué no había autorización previa de la institución y no se podían repartir los volantes que contenían la información sobre la marcha. LA-MEN-TA-BLE. Les dije que era estudiante, no maestra, que yo pagaba, no ellos a mí. Me insistieron que qué maestro lo había organizado y le clarifiqué que esto estaba en las redes sociales y era una respuesta ante el hartazgo por la violencia de género y les empecé a arrojar mil datos: que desde febrero se había lanzado la alerta de género en Jalisco sin mejoría. Que el año pasado habían tipificado a 151 asesinatos como feminicidios. Que al día mueren 7 mujeres por el hecho de ser mujer y se cometen 1643 agresiones sexuales contra las mujeres. Se fueron. Win.

La segunda dinámica fue ir a la explanada de la biblioteca junta a la estatua de Ignacio de Loyola. Ahí pusimos una pancarta y prestamos marcadores para lxs estudiantes Sola y a pie.jpgrespondieran a la pregunta “¿Tú qué le exiges al ITESO?” pidiendo cosas tan obvias y tan básicas como un Protocolo de Respuesta ante el Acoso y
que los maestros estén informados sobre cuestiones de género y los tipos de violencias. Por otro lado, una compañera se vistió al igual que Loyola pero con la leyenda “A sola y a pie” y su signo con las siglas LSV por La Santa Vulva. Se hizo un círculo de reflex
ión que desenlazó con la murga que compañeras compusieron y que resonará siempre.

Verdaderamente me inspiró esta dinámica y creo que mucho tuvo que ver con el contexto. ¿Cómo puede ser que al estar en el ITESO, universidad reconocida por su orientación jesuita de apoyo al prójimo, se ignore lo que sufre más de la mitad de la población? ¿Con qué cara quieren detener la promoción de la lucha contra violencias machistas si sus tumblr_nh7kpolhjr1sgwo47o1_500estudiantes escribieron como fueron violadas, acosadas y violentadas? Nos venden el
slogan de “libres para transformar” pero no escriben en letras chiquitas que sólo podemos transformar aquello que no trasgreda su institución burocrática. Pues qué creen, estamos unidas y #vivasnosqueremos y #nonosvamosacallar y #sitocasaunatodasrespondemos.

Prepárense porque viene mucho más, empezando por este domingo 24 a las 10:00am en la glorieta de los Niñxs Héroes.

El feminismo no me necesita, yo necesito del feminismo.

Esta tarde tuve el placer de asistir a un conversatorio en ITESO donde el tema era “¿Porqué necesitamos del feminismo?”. En esta reunión pude escuchar a varixs compañerxs de la universidad hablar sobre su opinión respecto al feminismo y porqué creen que es necesario actualmente.

11888067_10153121938540687_5564469318460370033_n

Antes de comenzar a hablar de las cosas comentadas que más me impactaron, pienso que es importante decir cómo me sentía respecto al tema antes del evento.

Debo decir que nunca me he considerado a mí misma una feminista, antes del conversatorio creía que ese era un tema que se debía tocar con delicadeza porque las personas pueden sentirse ofendidas cuando alguien dice algo que no les parece (mi familia es el ejemplo perfecto). Mi familia se declara abiertamente guiada por el “modelo de familia tradicional mexicana” según mi padre, y la verdad es que yo siempre creí que como mujer ya tenía cierto papel establecido en la sociedad y que lo iba a cumplir cuando fuera grande, ser ama de casa, madre de familia, que tarde o temprano dejaría de trabajar para poder atender a mi esposo e hijos tal y como mi mamá lo hizo, entre otras cosas. Suelo escuchar cosas como “Tú ya te puedes casar, sabes cocinar, limpiar, lavar, coser. Ya sólo te hace falta saber tejer” o “Más vale que tus hermano se consiga una mujer que sepa plancharle bien las camisas” y era aceptable escuchar estos comentarios porque esa era mi verdad.

Yo soy originaria de Michoacán, y llegó el punto en el que tuve que cambiar el contexto en el que vivía para venirme a Jalisco a vivir y entrar al ITESO. Conforme fue pasando el tiempo comencé a sentirme incómoda con ciertas cosas: para empezar el hecho de que me sentía con la obligación de llegar de la escuela a limpiar todo perfectamente para que mi hermano se sintiera cómodo en el departamento,  pero él nunca lo notaba (o al menos no me lo reconocía ni agradecía), me hacía enojar que mi papá y mis hermanos pueden exponer las opiniones que ellos quieran pero yo no, que mis hermanos tienen el derecho a mandarme callar y hacer menos mis puntos de vista pero yo “no me debo enganchar” cuando me molestan, además me hacía sentir mal el aceptar ante mis otras compañeras de la carrera que nunca he tenido un novio “formal” (incluso consideré mentir al respecto), después fue que como mujer me sentía vulnerable al tener que caminar sola en la noche para volver a casa, me enojaba que cuando volvía a Michoacán con mis padres ahora notaba que mi papá le grita bastante a mi mamá si ella no lo alcanza a escuchar pero que si mi papá no escucha algo debes ser paciente para repetirle amablemente lo que dijiste e incluso que mi mamá acepta tomar “las decisiones menos importantes” para darme permisos. Aquí retomo algo MUY importante que comentaron en el conversatorio, para darte cuenta de porqué necesitas el feminismo debes comenzar a pensar en aquellas cosas que te incomodan y porqué te hacen sentir así, si hay algo que NO te hace sentir cómoda entonces es algo que debe ser modificado, no siempre debes ajustarte a la norma.

11880568_10153121935390687_7816478182058068223_n

Y comentando esto de modificar lo que nos incomoda otra cosa que puedo salvar del conversatorio fueron algunos comentarios sobre cómo es necesaria una reestructura social en nuestros contextos para que todos los individuos en la sociedad puedan tener las mismas oportunidades y así haya equidad entre todos. Algo que aprendí es que el feminismo también incluye empatizar con el otro y comenzar a ver cómo puedes ayudarle desde el punto donde estas situado e incluso entendí que el feminismo es necesario también para los hombres por el simple hecho de que son juzgados como “putos” o “maricones” si quieren hablar de sus sentimientos o si quieren saludar de beso a algún otro hombre.

11692635_1636624936596683_1739110419733780048_n

La verdad es que no creí que aquella incomodidad que sentía me pudiera llevar a algo, porque una cosa era exponer mi opinión y otra muy distinta es hacer algo al respecto. Al comenzar a sentirme incómoda con el hecho de que todo aquello que consideraba normal puede no serlo y puede estar dañándome o dañando a otros a pesar de que no se nota, puedo comenzar a abrir paradigmas y al abrir esos paradigmas puedo encontrar la iniciativa al cambio.

Entonces comencé a cuestionarme con decisión: ¿Y qué si no me quiero casar? ¿Y qué si nunca encuentro una pareja? ¿Y qué si nunca quiero dejar de trabajar? ¿Y qué si no quiero quedarme en casa todo el día para esperar a mi esposo y atenderlo? ¿Y si no puedo tener hijos, soy menos mujer?

¿Porqué al escuchar “feminismo” hay personas que creen que es algo peligroso u ofensivo? Cuando hay palabras aún más indignantes y ofensivas que esa y han sido normalizadas por los medios de comunicación, tales como “violación”, “asesinato”, “secuestro”.

11846641_1461873610785114_5101591730907473712_n

Quiero comenzar a considerarme a mí misma una feminista, y no sólo dejarlo en algún pensamiento que vague por mi mente. A pesar de mi confusión y mi aún poca información respecto al tema me he dado cuenta de que quiero ser feminista…

quiero ser feminista porque quiero dejar de tener miedo de expresar lo que pienso.

quiero ser feminista porque quiero dejar de necesitar aprobaciones ajenas a la mía.

quiero ser feminista porque me cansé de ser libre dentro de una jaula.

quiero ser feminista porque quiero dejar de declararme a mí misma una “mujer bien bato” sólo por hacer cosas que hacen los hombres.

quiero ser feminista porque me dijeron que el sexo entre un hombre y una mujer estaba bien, pero que masturbarme estaba mal.

quiero ser feminista porque me castigaron cuando me salí de la norma

quiero ser feminista porque estoy cansada de que me hagan sentirme sola por el hecho de no tener un novio formal

quiero ser feminista porque quiero dejar de sentir que soy una puta por tener una vida sexual activa.

quiero ser feminista porque no me gusta sentirme vulnerable.

En conclusión: el feminismo no me necesita, yo necesito del feminismo

P.D. Mamá: si algún día lees esto quiero que sepas que odio tejer